19 de mayo | Una religión radiante | Elena G. de White | Dios nos ayuda, y también nos sana

«Un corazón alegre es la mejor medicina, un ánimo triste deprime a todo el cuerpo». Proverbios 17: 22, RVG

Mente y cuerpo están íntimamente relacionados. Cuando una está afectada, el otro se identifica con ella. La situación mental influye en la salud mucho más de lo que generalmente se cree. Muchas enfermedades son el resultado de la depresión mental. La tristeza, la ansiedad, el descontento, el remordimiento, el sentimiento de culpa y la desconfianza, debilitan las fuerzas vitales, y llevan al decaimiento y a la muerte. […]

El valor, la esperanza, la fe, la bondad y el amor fomentan la salud y alargan la vida. Un espíritu satisfecho y alegre es salud para el cuerpo y fuerza para el espíritu. «El cora- zón alegre es una buena medicina» (Prov. 17: 22). […]

Cristo es la fuente de la vida. Lo que muchos necesitan es un conocimiento más claro de él; necesitan que se les enseñe con paciencia y bondad, pero también con fervor, a abrir de par en par todo su ser a las influencias sanadoras del cielo. Cuando el sol del amor de Dios ilumina hasta lo más recóndito de nuestro ser, el cansancio y el descontento desaparecen, y las más gratas sensaciones vigorizan el cerebro, a la vez que proporcionan salud y energía a todo el organismo.— El ministerio de curación, cap. 18, pp. 159U64.

«No hay mejor medicina que tener pensamientos, alegres.

Cuando se pierde el ánimo, todo el cuerpo se enferma».

Proverbios 17: 22, TIA

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristana feliz

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*