19 de enero | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | Más fuerte que el enemigo

«¿Quién es el Rey de gloria?
El Señor, fuerte y poderoso; el Señor, invencible en batalla». Salmo 24: 8, NTV

CRISTO TENIA PODER para salvar a todo el mundo; quería salvar a todos los seres humanos. No podía soportar la idea de que alguien se perdiera. Lloró junto a la tumba de Lázaro debido a que no le iba a ser posible salvar a todos aquellos a quienes el poder de Satanás había hundido en la muerte. Dio «su vida en rescate por todos» (Mat. 20: 28), a saber, por todos aquellos que quisieran aprovechar el privilegio de volver a ser leales a Dios. […] Cuando resucitó a Lázaro de los muertos, sabía que por esa vida debía pagar el rescate en la cruz del Calvario. Cada rescate que se hiciera le iba a producir la más profunda humillación. Debía probar la muerte por todos los seres humanos.
En su vida terrenal, Cristo desarrolló un carácter perfecto, rindió perfecta obediencia a los mandamientos de su Padre. Al venir a este mundo en forma humana, al convertirse en súbdito de la ley, al revelar toda la humanidad que él llevaba sus enfermedades, sus dolores, su culpa, no se convirtió en pecador. Pudo decir delante de los fariseos: «¿Cuál de ustedes puede decir que yo soy culpable de pecado?» (Juan 8: 46, PDT). Ni una mancha de pecado se encontró en él. Se mantuvo ante el mundo como el inmaculado Cordero de Dios.
A la luz de su exaltada pureza, el Redentor del mundo pudo ver que todos los males que sufre la familia humana son el resultado de la transgresión de la ley de Dios; pudo ver de cerca el origen de todo sufrimiento. En cada caso leía el triste y terrible fin de los pecadores impenitentes. Se dio cuenta de que solamente él podía rescatarlos del profundo foso en que habían caído. Nadie más que él podía poner sus pies en la senda recta; únicamente su perfección podía contrarrestar su imperfección.— The Youth’s Instructor, 29 de diciembre de 1898.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • Caleb peregrino 1 año ago

    Mándeme la devolución matutina todo los días para compartirla gracias