18 de Octubre | Exaltad a Jesús | Elena G. de White | Belleza inmarcesible

Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. 1 Pedro 3:3-4.

La religión pura de Jesús requiere que sus seguidores posean la sencillez de la belleza natural y el brillo del refinamiento natural y la pureza elevada, en lugar de lo artificial y falso.—Testimonies for the Church 3:375.
La religión de la Biblia… es, en todas sus enseñanzas y requerimientos, tan pura como el carácter de Dios y tan elevada como su trono.
El Redentor del mundo nos ha amonestado contra el orgullo de la vida, pero no en contra de su gracia y belleza natural. Llamó la atención a toda la hermosura radiante de las flores del campo y a los lirios que reposaban inmaculadamente puros en el seno del lago.—Ibíd.
Su disposición a vestir de acuerdo con la moda y a lucir encajes y oro y adornos artificiales, no logrará recomendar a otros su religión ni la verdad que profesa… El vestido sencillo y modesto constituirá una recomendación para mis hermanas jóvenes. No puede haber una mejor forma para permitir que su luz brille sobre los demás que su sencillez en la forma de vestir y de comportarse. Así demostrará ante todos que, en comparación con las cosas eternas, usted valora como corresponde las cosas de esta vida.
Esta es su oportunidad dorada de formar caracteres puros y santos para el cielo. Usted no puede darse el lujo de dedicar momentos preciosos… a hermosear lo externo mientras descuida el adorno interior.—Ibid. 376.
Dios, el que creó todo lo encantador y hermoso que miran nuestros ojos, es un amante de lo bello. El nos ha mostrado cómo valora la verdadera hermosura. El ornato de un espíritu humilde y reposado es de gran precioa su vista. ¿No hemos de procurar fervientemente aquello que es de gran estima para Dios y de valor más elevado que los vestidos costosos y las perlas y el oro? El adorno interior, la gracia de la humildad, y un espíritu que esté en armonía con los ángeles celestiales, no disminuirán la verdadera dignidad del carácter ni nos harán menos amables en este mundo.
La religión pura y sin mácula ennoblece al que la posee. En el verdadero cristiano siempre se encontrará una alegría distinguida, una santa y feliz confianza en Dios, una sumisión a sus providencias que refrescará el alma. En cada bendición que recibe el cristiano, se pueden ver el amor y la benevolencia de Dios. Las bellezas naturales son dignas de nuestra admiración. Al estudiar la hermosura natural que nos rodea, la mente es conducida mediante la naturaleza al Autor de todo lo que es bello. Todas las obras de Dios hablan a nuestros sentidos y magnifican su poder y exaltan su sabiduría. Cada cosa creada posee encantos que interesan al Hijo de Dios y acostumbran su gusto a considerar que todas estas preciosas evidencias del amor de Dios están por encima de la obra y la habilidad humanas.—Testimonies for the Church 3:376-377.

DEVOCIONAL EXALTAD A JESÚS
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*