18 de abril | Una religión radiante | Elena G. de White | Dios es nuestra fuerza

«¡Les tengo mucha confianza y me siento muy orgulloso de ustedes. Estoy muy animado; en medio de todas nuestras aflicciones se desborda mi alegría». 2 Corintios 7: 4, NVI

TODOS LOS QUE SE MANTENGAN valientemente en el frente de batalla sufrirán personalmente la directa oposición de Satanás. Cuando se dan cuenta de sus ataques, huyen hacia la Fortaleza. Sienten entonces la necesidad de esa fuerza especial que únicamente viene de Dios, y actúan por medio de ella. Por consiguiente, las victorias que consiguen no los ensoberbecen, sino que los llevan en fe a apoyarse con más seguridad en el Poderoso. En sus corazones despierta una profunda y ferviente gratitud a Dios, y se sienten gozosos en la tribulación que experimentan mientras son acosados por el enemigo. Estos siervos bien dispuestos están logrando una experiencia y formando un carácter que honrará la causa de Dios.— Testimonios para la iglesia, t. 2, pp. 452-453, adaptado.
Permítanme saber que Jesús me sonríe; permítanme saber que él aprueba mis acciones y mi desempeño, y entonces dejen que venga lo que venga, que las aflicciones sean tan grandes como tengan que ser: me resignaré a mi suerte y me gozaré en el Señor. — Reviere and Herald, Io de diciembre de 1886.
«Tengo mucha franqueza para hablarles y estoy muy orgulloso de ustedes.
En medio de todo lo que sufrimos; me siento muy animado y lleno de gozo».
2 Corintios 7: 4, DHH

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*