17 de mayo | Una religión radiante | Elena G. de White | Satisfechos con lo que el cielo nos ha dado

«¿Quieres pedir para ti algo extraordinario? Pues no lo pidas, porque yo voy a enviar calamidades sobre toda la humanidad. Pero al menos permitiré que conserves tu vida por dondequiera que vayas. Yo, el Señor, lo afirmo». Jeremías 45: 5, DHH

El RÍO ANCHO Y PROFUNDO, que ofrece una vía de comunicación para el transporte ‘comercial y humano, es considerado por nosotros como un beneficio para la humanidad. ¿Qué diremos entonces de los arroyuelos que contribuyen a formar esa noble corriente fluvial? Si no fuera por ellos, el río dejaría de ser, pues depende de ellos para su propia existencia. Por otra parte, se honra a quienes dirigen una gran obra, como si fueran los únicos responsables del éxito de ella; pero ese éxito requiere la fiel cooperación de incontables humildes obreros ignorados por el mundo. Las tareas no elogiadas y los trabajos no reconocidos constituyen la suerte de la mayor parte de los trabajadores del mundo. Esta situación llena de frustración a muchos. Les parece que están desperdiciando la vida. Pero el arroyuelo que corre silencioso por el bosquecillo y la pradera, y lleva vida, fertilidad y belleza, es tan útil en su lugar como el caudaloso río. Al contribuir a la vida del río, ayuda a lograr lo que él por sí solo nunca hubiera podido realizar.

Muchos necesitan aprender esta lección. La capacidad intelectual es magnificada e idolatrada, y se busca con avidez alcanzar elevadas posiciones. Hay quienes no quieren participar en nada donde no sean ellos mismos quienes asuman el liderazgo. Abunda la gente cuyo compromiso en la tarea que le corresponde es débil si no es ensalzada y celebrada continuamente. Es preciso que aprendamos a ser fieles para aprovechar al máximo los talentos que hemos recibido y las oportunidades que se nos presentan, y a estar satisfechos con la parte que el cielo nos ha asignado.— La educación, cap. 12, p. 104.

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristana feliz

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*