17 de julio – Ser Semejante a Jesús – Elena G. de White

Mantener la integridad a cualquier costo

Acuérdense de sus dirigentes, que les comunicaron la palabra de Dios. Consideren cuál fue el resultado de su estilo de vida. Hebreos 13:7 (NVI).

Cada plan y propósito de la vida debe estar sujeto a esta prueba infalible [la Palabra de Dios]. La Palabra de la inspiración es la sabiduría de Dios aplicada a los asuntos humanos. No importa cuán ventajoso pueda aparecer un cierto proceder al juicio finito, si está denunciado por la Palabra de Dios, sólo será malo en sus resultados.

Quizá sea difícil que los que ocupan cargos elevados puedan seguir una senda de integridad constante, ya sea que reciban alabanzas o censuras. Sin embargo, ésta es la única conducta segura. Toda la recompensa que puedan ganar al vender su honor, será sólo como el aliento de labios contaminados, como la escoria que debe ser consumida en el fuego. Los que tienen valor moral para oponerse a los vicios y errores de sus prójimos, que quizá sean de aquellos a quienes honra el mundo, recibirán odios, insultos e injuriosa falsedad. Quizá sean expulsados de sus altos cargos porque no se dejan comprar ni vender, porque no se dejan influir con sobornos ni amenazas para que manchen sus manos con iniquidad.

Todo lo que hay sobre la tierra quizá parezca conspirar contra ellos; pero Dios ha puesto su sello sobre su obra divina. Quizá sean considerados por sus semejantes como débiles, desprovistos de virilidad, incapaces para mantener el cargo. Pero cuán diferente es el concepto que tiene de ellos el Altísimo. Los que los desprecian son… ignorantes. Aunque las tormentas de las calumnias y el oprobio puedan perseguir al íntegro durante toda la vida y puedan estrellarse contra su tumba, Dios tiene preparado para él el “Bien hecho”. En el mejor de los casos, la necedad y la iniquidad producirán una vida de inquietud y descontento que terminará angustiosamente. Y cuántos, al contemplar su conducta y sus resultados, son inducidos a terminar con sus propias manos su desdichada carrera. Y más allá… aguarda el juicio y la sentencia final irrevocable: ¡Apártense…!

El Hijo de Dios ha establecido un ejemplo para todos sus seguidores. No deben procurar la alabanza de los mortales, ni buscar para sí mismos comodidad o riqueza… Deben imitar la vida de pureza y abnegación del Hijo de Dios a cualquier costo… No manifestarán descuido hacia los derechos de otros. La ley de Dios nos ordena que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, que no permitamos que se establezca el mal contra ellos si lo podemos impedir. Pero la norma que dio Cristo va todavía más allá…: “Que se amen los unos a los otros, así como yo los he amado”. Nada menos que esto puede alcanzar la norma del cristianismo.—The Signs of the Times, 2 de febrero de 1882. Comentario Bíblico Adventista 4:1192.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS

Elena G. de White

http://devocionmatutina.com

========================

En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online

Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*