16 de abril | Una religión radiante | Elena G. de White | No desdeñes la corrección

«Cuando el Dios todopoderoso te corrija, puedes considerarte bendecido; no desprecies su corrección». Job 5: 17, TIA

EN LA SABIDURÍA DE DIOS, muchas de nuestras aflicciones nos han sobrevenido para acercamos más al trono de la gracia. El Señor suaviza y encarrila a sus hijos con dificultades y pruebas. Este mundo es el taller de Dios, y en él nos moldea para los atrios celestiales. El Señor aplica cincel en nuestros corazones agitados y endurecidos hasta que las asperezas y las irregularidades han sido eliminadas por completo, y estamos listos para ocupar el lugar que deberíamos en eb edificio celestial. Con las tribulaciones y las pruebas el cristiano se purifica y se fortalece; desarrolla un carácter según el modelo que es Cristo —Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 144, adaptado.
El hecho de que seamos llamados a soportar pruebas demuestra que el Señor Jesús ve en nosotros algo valioso que quiere desarrollar. Si no viera en nosotros nada con que glorificar su nombre, no perdería tiempo en refinamos. No echa mineral inútil en su homo. Lo que él refina es material valioso.— El ministerio de curación, cap. 40, p. 338.
«Confia en el Señor de todo corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia.
Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas.
Pío seas sabio en tu propia opinión; teme al Señor y apártate del mal.
Hijo mío, no desdeñes la corrección del Señor; no te sientas mal cuando te reprenda.
El Señor corrige al que ama como lo hace el padre con su hijo amado». Proverbios 3: 5-12, RVC

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*