15 de mayo | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | El dominio propio

«Fue maltratado y humillado, pero nunca se quejó. Se quedó completamente callado, como las ovejas cuando les cortan la lana;y como cordero llevado al matadero, ni siquiera abrió su boca. […]

El fiel Servidor de Dios murió entre criminales y fue enterrado con los malvados, aunque nunca cometió ningún crimen ni jamás engañó a nadie». Isaías 53: 7-9, TLA

HA HABIDO GENTE sin dominio propio; no han puesto freno a su genio ni a su lengua; y algunos de ellos pretenden ser seguidores de Cristo, pero no lo son. Jesús no les dio semejante ejemplo. […] Hay quienes son nerviosos, y si comienzan a perder el dominio propio en palabra o en acción ante la provocación, se intoxican tanto con la ira como el ebrio con su licor. Son irrazonables y no es fácil persuadirlos o convencerlos. No están sanos; momentáneamente Satanás los domina por completo. Cada una de estas manifestaciones de ira debilita el sistema nervioso y las facultades morales, y hace más difícil el dominio de la pasión frente a otra provocación.

Para esta gente hay solo un remedio: un firme dominio propio en toda circunstancia. Aquellos que se colocan en lugares favorables, donde su voluntad no sea puesta a prueba, pueden tener éxito por un tiempo; pero Satanás sabe dónde encontrar a esas pobres personas, y las atacará en sus puntos débiles una y otra vez. Se sentirán continuamente perturbadas mientras sigan pensando en sí mismas. Llevan la carga más pesada que puede llevar un mortal, a saber, el yo no santificado ni subyugado. Pero hay esperanza para ellas. Que pongan su vida, tan tormentosa debido a sus conflictos y dificultades, en relación con Cristo, y el yo no pretenderá más tener la supremacía.— The Youth’s Instructor, 10 de noviembre de 1886.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS

Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.