14 de mayo | Maranata: El Señor viene | Elena G. de White | El prejuicio racial va en aumento

Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte. 1 Juan 3:13, 14.

El que se encuentra relacionado estrechamente con Cristo es elevado por encima del prejuicio del color de la piel o las castas. Su fe se aferra de las realidades eternas. El Autor divino de la verdad debe ser ensalzado. Nuestros corazones deben estar llenos con la fe que obra por amor y purifica el alma. La obra del buen samaritano es el ejemplo que debemos imitar.—Testimonies for the Church 9:168.
Será imposible solucionar todos los problemas relativos a la discriminación racial en armonía con el mandato del Señor, hasta que los que creen la verdad estén tan íntimamente unidos con Cristo que sean uno con él. Los miembros de nuestras iglesias, tanto blancos como de color, necesitan convertirse. Hay algunos en ambos grupos que son irrazonables, y cuando se pone sobre el tapete la cuestión racial, manifiestan rasgos de carácter que revelan falta de santificación y conversión. Surgen fácilmente elementos pendencieros entre los que, por no haber aprendido nunca a llevar el yugo de Cristo, son porfiados. En los tales el yo pretende, con determinación no santificada, que se le dé la supremacía.—Carta 105, 1904.
Al avanzar el tiempo y aumentar los prejuicios raciales, en muchos lugares será casi imposible que obreros de raza blanca puedan trabajar por la gente de raza negra. A veces los blancos que no simpatizan con nuestra obra se unirán con gente de raza negra para oponerse a ella, bajo la pretensión de que nuestras enseñanzas constituyen un esfuerzo para desbaratar las iglesias y causar dificultades por la cuestión del sábado. Habrá ministros blancos y ministros negros que harán declaraciones falsas que despertarán en las mentes sentimientos de antagonismo tan intensos, que quienes los alberguen estarán dispuestos a destruir y matar.
Las potencias infernales están trabajando con todo su ingenio para impedir la proclamación del postrer mensaje de misericordia entre la gente de raza negra. Satanás está obrando para hacer muy difícil que los ministros y profesores del evangelio consigan ignorar el prejuicio que existe entre los blancos y los negros.
Obremos con sabiduría. No hagamos nada que origine oposición innecesaria; nada que estorbe la proclamación del mensaje evangélico.—Testimonies for the Church 9:166, 167.

DEVOCIONAL MARANATA: EL SEÑOR VIENE
Elena G. de White

Home


Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:

Inicio

Home


========================

Comments

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*