13 de septiembre | Maranata: El Señor viene | Elena G. de White | El tiempo de gracia terminará sin advertencia


Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche. 1 Tesalonicenses 5:1, 2.

Los justos y los pecadores estarán viviendo aún sobre la Tierra en su estado mortal: los hombres estarán plantando y edificando, comiendo y bebiendo, inconscientes de que arriba, en el santuario celestial, habrá sido pronunciada la decisión final e irrevocable.
Antes del diluvio, después que Noé entró en el arca, Dios lo guardó allí, y dejó a los impíos afuera; pero la gente, ignorando que su condena estaba determinada, prosiguió por siete días más en su descuido, en su vida amante de placeres, y se mofaron de las advertencias del juicio inminente. “Así” dice el Salvador, “será la venida del Hijo del Hombre”. La hora decisiva que fijará el destino de cada hombre, el retiro final de la misericordia ofrecida a los culpables, vendrá silenciosa, inadvertidamente, como ladrón en la noche.—The Review and Herald, 9 de noviembre de 1905.
Los hombres se están dejando adormecer en una seguridad fatal y solo despertarán cuando la ira de Dios se derrame sobre la Tierra.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 618.
Cuando al fin del tiempo el Señor se encamine hacia la Tierra para ejecutar su juicio, las temidas plagas comenzarán a caer.
Entonces, los que menospreciaron la Palabra de Dios, los que la estimaron livianamente, errarán de mar a mar, de norte a sur, irán de aquí para allá buscando la Palabra del Señor y no la hallarán… Los ministros de Dios habrán realizado su última obra, ofrecido sus últimas oraciones, derramado su última amarga lágrima en favor de una iglesia rebelde y un pueblo impío.—Manuscrito 1, 1857.
La vista de Jesús, al mirar a través de las edades, se fijó en nuestro tiempo cuando dijo: “¡Si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!” Este es aun tu día, oh iglesia de Dios, a quien él ha hecho la depositaria de su ley. Este día de oportunidad y gracia está llegando a su fin. El sol se está ocultando rápidamente. ¿Podría ocurrir que se esté ocultando y tú no conozcas “lo que es para tu paz”? ¿Habrá de pronunciarse la irrevocable sentencia, “mas ahora está encubierto de tus ojos”? Lucas 19:42—Carta 58, 1887.

DEVOCIONAL MARANATA: EL SEÑOR VIENE
Elena G. de White
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*