Dice Filipenses 3:21: “El cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*