12 de enero | Una religión radiante | Elena G. de White | Deleitémonos en el nombre de Cristo

«En tu nombre se alegrará todo el día y en tu justicia será enaltecido». Salmo 89: 16

EL NOMBRE DEL SEÑOR es: «Dios misericordioso y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad», «que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado» (Sal. 86: 15; Exo. 34: 7). Se dijo de la iglesia de Cristo: «Será llamada: “El Señor es nuestra justicia”» (Jer. 33: 16, RVC). Este nombre es dado a todo discípulo de Cristo. Es la herencia del hijo de Dios.— El discurso maestro de Jesucristo, cap. 5, p. 164-
Los discípulos habían de cumplir su cometido en el nombre de Cristo. Todas sus palabras y hechos habían de llamar la atención al poder vital de su nombre para salvar a los pecadores. Su fe tenía que concentrarse en Aquel que es la fuente de la miseru cordia y el poder. En su nombre presentarían sus peticiones ante el Padre, y recibirían respuesta. Bautizarían en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El nombre de Cristo iba a ser su consigna, su divisa distintiva, su vínculo de unión, la autoridad para su curso de acción y la fuente de su éxito.— Los hechos de los apóstoles, cap, 3, p. 23.

Mi reflexión personal
__________________________
__________________________
__________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*