11 de mayo | Una religión radiante | Elena G. de White | La felicidad que ofrece el cristianismo

«Por supuesto, la religión cristiana hace que nuestra vida sea mucho mejor, pero solo cuando uno está contento con lo que tiene». 1 Timoteo 6: 6. TLA

LA CONFIANZA EN EL AMOR DE DIOS y en su soberana providencia aligera nuestras cargas de ansiedad y preocupaciones; llena de alegría y de satisfacción el corazón, de los encumbrados y los humildes. El cristianismo tiende directamente a fomentar la salud, alargar la vida e intensificar el disfrute de todas sus bendiciones; es una fuente inagotable de genuina felicidad. ¡Ojalá que todos aquellos que no han escogido a Cristo se den cuenta de que él tiene algo que ofrecerles que es muchísimo mejor que todo lo que andan ellos buscando! Nos hacemos a nosotros mismos un daño e injusticia inmensos cuando pensamos y actuamos contrariamente a la voluntad de Dios.— Patriarcas y profetas, cap. 58, pp. 587-588, adaptado.

Si queremos ser realmente felices, debemos luchar por alcanzar el carácter que Cristo manifestó. Algo que destacaba en Jesús era su altruismo y su generosidad. Cristo no vino en «busca» de «su propio interés» (1 Cor. 13: 5, RV77). «Anduvo haciendo bienes» (Hech. 10: 38), y eso era su «comida» y alimento (Juan 4: 34). Siguiendo el ejemplo del Salvador, podemos estar en íntima comunión con él; y tratando diariamente de imitar su carácter y seguir su ejemplo, seremos una bendición para el mundo, y obtendrerhos para nosotros contentamiento aquí y recompensa eterna en la otra vida.— Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 224.

«Fijemos nuestra mirada en Jesús, pues de él procede nuestra fe y él es quien la perfecciona. Jesús soportó la cruz, sin hacer caso de lo vergonzoso, de esa muerte, porque sabía que después del sufrimiento tendría gozo y alegría; y se sentó a la derecha del trono de Dios». Hebreps 12: 2, DHH

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristana feliz

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*