11 de julio | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | Confianza en los profetas y alabanza a Dios

«Josafat […], tras consultar con el pueblo, designó a algunos para que fuesen delante de la formación f…], cantando y alabando al Señor con el estribillo: “Den gracias al Señor, porque es eterno su amor”». 2 Crónicas 20: 21, LPH

JOSAFAT SE PUSO DE PIE para decirles: “Escúchenme, habitantes de Jerusalén y de Judá: confíen en el Señor, su Dios, y se sentirán seguros; confíen en sus profetas, y todo les saldrá bien”. Y después de consultar con el pueblo, nombró algunos cantores para que, vestidos con ropas sagradas y marchando al frente de las tropas, alabaran al Señor con el himno: “Den gracias al Señor, porque su amor es eterno”» (2 Crón. 20: 20-21, DHH). […] Alabaron a Dios por la victoria, y cuatro días después el ejército regresó a Jerusalén cargado con los despojos de sus enemigos, entonando loores por la victoria obtenida. […]

Dios es la fuente eterna e increada de todo bien. Todos los que confíen en él descubrirán que efectivamente lo es. A todos los que le sirven, considerándolo su Padre celestial, les da seguridad de que cumplirá sus promesas. Su gozo estará en el corazón de ellos, y será completo. Es nuestro privilegio abrir el corazón y permitir que los rayos de la presencia de Cristo entren en él.

Hermano mío, hermana mía, permitan que la Luz los ilumine. Pónganse en contacto verdadero y personal con Cristo, para que puedan ejercer una influencia ennoblecedora y vivificadora. Que su fe sea fuerte, pura y firme. Que la gratitud a Dios llene su corazón.

Cuando se levanten por la mañana, arrodíllense junto a su cama, y pidan a Dios que los fortalezca para cumplir los deberes del día, y hacer frente a sus diferentes compromisos. Pídanle que los ayude a hacer su obra con la ternura del carácter de Cristo. Pídanle que los ayude a pronunciar palabras que inspiren esperanza y ánimo a los que los rodean, y que los acerquen al Salvador.— Review and Herald, 5 de mayo de 1910.

DEVOCIONAL ADVENTISTA

HIJOS E HIJAS DE DIOS

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*