10 de marzo | Una religión radiante | Elena G. de White | Creada para nuestro deleite

«Salmo y cántico para el sábado:
“Altísimo Señor,¡qué bueno es darte gracias y cantar himnos en tu honor!
Anunciar por la mañana y por la noche tu gran amor y fidelidad,al son de instrumentos de cuerda, con música suave de arpa y de salterio. Oh Señor, ¡tú me has hecho feliz con tus acciones!¡Tus obras me llenan de alegría! Oh Señor, ¡qué grandes son tus obras!,
¡qué profundos tus pensamientos!
¡Solo los necios no pueden entenderlo!”».
Salmo 92: 1-6, DHH

DE LAS BELLEZAS NATURALES podemos aprender más sobre la sabiduría divina de lo que saben los naturalistas. En los pétalos del lirio Dios escribió un mensaje para nosotros, en un lenguaje que el corazón puede leer únicamente cuando desaprende las lecciones de desconfianza, egoísmo y congoja corrosiva.
¿Por qué nos dio él las aves canoras y las delicadas flores si no por la superabundancia del amor paternal, para llenar de luz y alegría el sendero de la vida?
Sin las flores y los pájaros tendríamos todo lo necesario para vivir, pero Dios no se limitó a facilitamos solamente lo que bastaba para mantener la vida; llenó la tierra, el aire y el cielo con vislumbres de belleza para expresamos su tierna solicitud.
La hermosura de todo lo creado no es nada más que un reflejo del esplendor de su gloria. Si para contribuir a nuestra dicha y alegría prodigó tan infinita belleza en la naturaleza, ¿podemos dudar de que nos dé toda bendición que necesitemos?— El discurso maestro de Jesucristo, cap. 4, p. 149.

MI REFLEXION PERSONAL
_________________________
_________________________
_________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*