Ser semejante a Jesús - Devocional - Elena G. de White

Ser semejante a Jesús – Devocional – Elena G. de White

10 de junio | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Deben controlarnos los principios del Evangelio

Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? Lucas 13:7.

Al Señor le agradaría que su pueblo fuera más considerado de lo que es actualmente, más misericordioso, y que se ayudasen más unos a otros. Cuando el amor de Cristo reina en el corazón, cada uno tendrá un cuidado más tierno acerca de los intereses de los demás. Los hermanos y las hermanas no deben aprovecharse de los demás en sus transacciones comerciales. No cobrarán un interés exorbitante porque ven que sus hermanos o hermanas están en una situación financiera difícil y necesitan ayuda.

Los que se aprovechan de las necesidades de los demás, demuestran de una manera concluyente que no se rigen por los principios del evangelio de Cristo. Su proceder queda registrado en los libros del cielo como fraude y deshonestidad, y doquiera gobiernen esos principios, la bendición del Señor no entrará en el corazón. Tales personas están recibiendo la impronta del gran adversario en lugar de la del Espíritu de Dios. Pero los que finalmente hereden el reino celestial, deben ser transformados por la gracia divina. Deben ser puros en el corazón y en la vida, y poseer caracteres simétricos…

Todos los recursos que usted pueda acumular, aunque fueran millones, no serían suficientes para pagar el rescate por su alma. Por lo tanto, no permanezca en la impenitencia e incredulidad, y… frustre los propósitos clementes de Dios; no lo obligue a que su mano renuente destruya su propiedad o cause aflicción a su persona.

Cuántos hay que ahora mismo están siguiendo un proceder que los conducirá antes de mucho a tales visitaciones de juicio. Viven día tras día, semana tras semana, año tras año, para sus propios intereses egoístas. Su influencia y sus recursos, acumulados por medio de las habilidades y la discreción que Dios les ha dado, los emplean en ellos y en sus familias sin pensar en su clemente Benefactor. No permiten que nada fluya de vuelta al Dador…

Al fin, se agota la paciencia de Dios con estos mayordomos infieles, y pone fin abruptamente a todos sus planes egoístas y mundanos, mostrándoles que así como han juntado todo para su propia gloria, él puede esparcir, y son impotentes para resistir su poder.—Testimonies for the Church 5:350, 351.

 

DEVOCIONAL SER SEMEJANTE A JESÚS

Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.