1 de febrero | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | Obedecemos los mandamientos del Padre

«Todo lo que él hace es justo y verdadero; sus mandamientos son dignos de confianza.
Se mantendrán firmes para siempre, porque los hizo con verdad y rectitud». Salmo 111: 7-8, RVC

ADAN Y EVA, cuando fueron creados, tenían conocimiento de la ley de Dios, figuraba impresa en sus corazones, y ambos comprendían sus requerimientos. La ley de Dios existía antes de que el hombre fuera creado. Estaba adaptada a las condiciones de los seres santos; hasta los ángeles estaban gobernados por ella. Después de la caída, los principios de justicia no fueron cambiados. Nada fue quitado de la ley; no se mejoró ninguno de sus sagrados preceptos. Y así como ha existido desde el principio, las leyes divinas continuarán existiendo por toda la eternidad. «Desde los primeros días sé que tus leyes durarán para siempre» (Sal. 119: 152, NTV), nos recuerda el Salmista.— Signs of the Times, 14 de marzo de 1878.
Nuestro deber de obedecer la ley es la esencia del último mensaje de misericordia dirigido al mundo. La ley de Dios no es nada nuevo; no es santidad creada, sino santidad dada a conocer; es un código de principios que expresan misericordia, bondad y amor. Ella presenta a la humanidad caída el carácter de Dios, y establece claramente todos los deberes de los seres humanos.— Manuscrito 88, 1897 (Comentario bíblico adventista, t. l,pp. 1118-1119).
Siendo la ley del amor el fundamento del gobierno de Dios, la felicidad de todos los seres inteligentes depende de su perfecta armonía con los grandes principios de justicia de esa ley.
El Señor desea de todas sus criaturas un servicio que nazca del amor, de la comprensión y del aprecio de su carácter. El no se complace en una obediencia forzada, y otorga a todos libre albedrío para que podamos servirle voluntariamente.— Patriar’ cas y profetas, cap. 1, p. 12.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*