1 de diciembre | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | Bien sellados con el buen sello

«Vi también otro ángel, que subía desde donde sale el sol y que tenía el sello del Dios vivo. Clamó a gran voz a los cuatro ángeles a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: «No hagáis daño a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios». Apocalipsis 7: 3

SATANÁS ESTA UTILIZANDO AHORA, en este tiempo de sellamiento, todas sus artimañas para mantener alejados los pensamientos de los hijos de Dios de la verdad presente, y hacerlos vacilar. Vi que el Señor estaba extendiendo su mano protectora en el tiempo de angustia; y que todo aquel que se haya decidido por la verdad y haya purificado su corazón sería protegido por el poder del Omnipotente. Satanás lo sabe, y está actuando con todas sus energías a fin de mantener vacilantes y dudosos de la verdad a tantos como le resulte posible. […]
Vi que Satanás estaba maquinando […] para confundir, engañar y extraviar al pueblo de Dios, ahora mismo, en el tiempo del sellamiento. Vi que algunos no estaban bien fundamentados en la verdad presente. Sus rodillas temblaban, y sus pies resbalaban porque no estaban afirmados en la verdad. […]
Satanás está empleando todas sus artimañas para mantener a las multitudes en su actual situación, hasta que haya pasado el sellamiento, hasta que la cubierta protectora sea quitada, y los deje sin protección de la ardiente ira de Dios durante las siete últimas plagas.
El Señor ha comenzado a extender esta cubierta sobre su pueblo, y esa protección será colocada sobre todos los que han de tener refugio en el día de la destrucción.
Dios obrará con poder en favor de su pueblo; y a Satanás también se le permitirá actuar.
Vi que las señales, los prodigios y las falsas reformas aumentarán y se extenderán.
Las reformas que me fueron mostradas no eran precisamente del error a la verdad.— Primeros escritos, cap. 6, pp. 66-67.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*